En este momento estás viendo Entrevista a María José Vázquez

Entrevista a María José Vázquez

[av_button label=’volver a #CERODISCRIMINACION’ icon_select=’no’ icon=’ue893′ font=’entypo-fontello’ link=’page,5534′ link_target=” size=’small’ position=’center’ label_display=” title_attr=” color_options=” color=’theme-color’ custom_bg=’#444444′ custom_font=’#ffffff’ btn_color_bg=’theme-color’ btn_custom_bg=’#444444′ btn_color_bg_hover=’theme-color-highlight’ btn_custom_bg_hover=’#444444′ btn_color_font=’theme-color’ btn_custom_font=’#ffffff’ id=” custom_class=” av_uid=’av-klzpfxw4′ admin_preview_bg=”]

[av_heading heading=’8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Una mirada con perspectiva de género a los 40 años de la respuesta al VIH en España. Entrevista a María José Vázquez ‘ tag=’h2′ link=’manually,http://’ link_target=” style=’blockquote modern-quote modern-centered’ size=” subheading_active=” subheading_size=’15’ margin=” padding=’10’ icon_padding=’10’ color=’custom-color-heading’ custom_font=’#b53736′ icon_color=” show_icon=” icon=’ue800′ font=” icon_size=” custom_class=” id=” admin_preview_bg=” av-desktop-hide=” av-medium-hide=” av-small-hide=” av-mini-hide=” av-medium-font-size-title=” av-small-font-size-title=” av-mini-font-size-title=” av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” av-medium-font-size-1=” av-small-font-size-1=” av-mini-font-size-1=”]
Nota de Prensa
[/av_heading]

[av_hr class=’invisible’ icon_select=’yes’ icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’ position=’center’ shadow=’no-shadow’ height=’20’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ custom_border_color=” custom_icon_color=” id=” custom_class=” av_uid=’av-k2ap3yn8′ admin_preview_bg=”]

[av_one_fifth first min_height=” vertical_alignment=” space=” custom_margin=” margin=’0px’ row_boxshadow=” row_boxshadow_color=” row_boxshadow_width=’10’ link=” linktarget=” link_hover=” title_attr=” alt_attr=” padding=’0px’ highlight=” highlight_size=” border=” border_color=” radius=’0px’ column_boxshadow=” column_boxshadow_color=” column_boxshadow_width=’10’ background=’bg_color’ background_color=” background_gradient_color1=” background_gradient_color2=” background_gradient_direction=’vertical’ src=” background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=” mobile_breaking=” mobile_display=” av_uid=’av-jmj11′][/av_one_fifth]

[av_three_fifth min_height=” vertical_alignment=’av-align-top’ space=” margin=’0px’ margin_sync=’true’ row_boxshadow_color=” row_boxshadow_width=’10’ link=” linktarget=” link_hover=” title_attr=” alt_attr=” padding=’0px’ padding_sync=’true’ highlight_size=’1.1′ border=” border_color=” radius=’0px’ radius_sync=’true’ column_boxshadow_color=” column_boxshadow_width=’10’ background=’bg_color’ background_color=” background_gradient_color1=” background_gradient_color2=” background_gradient_direction=’vertical’ src=” attachment=” attachment_size=” background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=” mobile_breaking=” mobile_display=” av_uid=’av-hgq3p’ id=” custom_class=”]
[av_image src=’https://www.yotrabajopositivo.es/wp-content/uploads/2021/03/BRN05673.jpg’ attachment=’5737′ attachment_size=’full’ copyright=” caption=” styling=” align=’center’ font_size=” overlay_opacity=’0.4′ overlay_color=’#000000′ overlay_text_color=’#ffffff’ animation=’no-animation’ hover=” appearance=” link=” target=” title_attr=” alt_attr=” lazy_loading=’disabled’ id=” custom_class=” av_element_hidden_in_editor=’0′ av_uid=’av-khbal671′ admin_preview_bg=”][/av_image]
[/av_three_fifth]

[av_one_fifth min_height=” vertical_alignment=” space=” custom_margin=” margin=’0px’ row_boxshadow=” row_boxshadow_color=” row_boxshadow_width=’10’ link=” linktarget=” link_hover=” title_attr=” alt_attr=” padding=’0px’ highlight=” highlight_size=” border=” border_color=” radius=’0px’ column_boxshadow=” column_boxshadow_color=” column_boxshadow_width=’10’ background=’bg_color’ background_color=” background_gradient_color1=” background_gradient_color2=” background_gradient_direction=’vertical’ src=” background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=” mobile_breaking=” mobile_display=” av_uid=’av-372j0l’][/av_one_fifth]

[av_hr class=’invisible’ height=’30’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=” custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=” icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’ av_uid=’av-k2ap3yn8′ id=” custom_class=” admin_preview_bg=”]

[av_textblock size=” av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” font_color=” color=” id=” custom_class=” av_uid=’av-21igzp’ admin_preview_bg=”]
Por la periodista Belinda Hernández

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y en el marco de los 40 años de los primeros diagnósticos por VIH, en Trabajando en Positivo entrevistamos a María José Vázquez, destacada por su activismo y capacidad de reflexión ante la necesidad de abordar la respuesta al VIH desde una perspectiva de género.

María José comenzó a participar activamente a nivel nacional e internacional después de su diagnóstico por VIH en 1995.  Formó parte de “El Salón”, el primer grupo específico de mujeres que existía en esa época dentro de la organización Actúa en Barcelona. Posteriormente, cofundó Creación Positiva, organización pionera en el abordaje de la respuesta al VIH con perspectiva de género y que, tras 30 años de experiencia profesional y reconocimiento internacional, continúa haciéndolo.

Además, fue presidenta de ICW (International Community of Women Living with HIV) y de la REDVIH (Red Comunitaria sobre el VIH del Estado español), una organización que nació previamente a la XIV Conferencia Internacional del Sida en Barcelona en el 2002. Cabe destacar que, en esta cita global, participó en la organización de “Mujeres Adelante” un espacio paralelo destinado para conversar exclusivamente sobre mujeres y VIH.

Por otra parte, en 2009 creó el proyecto “Sanar a través de nuestras historias: las mujeres construyen la memoria histórica del VIH”, junto a Jenifer Johnson y Margarita Maragall, que con el apoyo de MAC Aids Fund se cristalizó en una publicación en la que 20 mujeres seropositivas de distintas comunidades autónomas compartieron sus historias. Fue la primera vez que, en las páginas de un libro, se les dio voz a las vivencias de mujeres con VIH en España.

La trayectoria de “Marijo”, como la conocemos en el ámbito asociativo, es muy interesante y amplia dentro de la historia del VIH; por tal motivo, consideramos que esta entrevista es una forma de honrarle por su recorrido en estos 25 años en favor de los derechos de las mujeres, a la vez que continuamos plasmando la historia del VIH.

Después de los primeros casos del VIH en 1981 ¿cómo fueron las dos primeras décadas de abordaje del VIH en las mujeres en España y cuál fue su participación?

En la década de los 80, en el mundo había más número de hombres infectados por el VIH que mujeres; por lo que la participación de éstas era prácticamente inexistente en el activismo. En esa época, no se hablaba del colectivo de mujeres con VIH de forma general, sino que se fragmentaba en trabajadoras del sexo y usuarias de drogas. Había mucho estigma y discriminación hacia las personas con el VIH, además de falta de información por lo que la incidencia tanto en hombres como en mujeres fue en aumento.

En los 90, y más en su segunda mitad, las mujeres ganamos presencia en las respuestas locales en el abordaje del VIH desde una perspectiva de género -aunque aún no la llamábamos así, sino que hacíamos una mirada feminista de la epidemia-. Iniciamos a advertir sobre la diferencia en el impacto del VIH en mujeres y en hombres. En Actúa Dona comenzamos a poner el foco en esta diferencia, en la diversidad, en que no todos y todas éramos iguales. Casi no había información ni estudios sobre el tema, así que nos dedicamos a buscar y traducir lo que nos encontrábamos para reflexionar sobre cómo afectaba el VIH en las mujeres, al mismo tiempo que compartíamos nuestras vivencias vitales en los grupos de apoyo.

Al ver el aumento del número de mujeres infectadas por el VIH y la gran cantidad de bolsa de mujeres no diagnosticadas, promovimos también el análisis de los aspectos específicos que ponían en riesgo a las mujeres de contraer el VIH, como la violencia de género, la dependencia económica, la gestión del uso del condón, el incluir a las mujeres casadas o en parejas estables que estaban fuera de la prevención del VIH, etc.

A partir del año de 1996, con la llegada de los tratamientos de alta eficacia, fuimos testigos de cómo éstos tenían efectos secundarios más superiores en las mujeres que en los hombres, porque, en un principio, los tratamientos eran testados solo en ellos y su impacto en el cuerpo de las mujeres era muy diferente. También hubo su parte positiva, por ejemplo, a finales de esta década se abrió la posibilidad de que las mujeres con VIH pudieran ser madres, a través de un tratamiento que reducía la infección. Un verdadero evento porque antes te “proponían” abortar y hasta la esterilización, es decir, nuestros derechos sexuales y reproductivos eran muy vulnerados.

María José, si hay que poner un titular a la tercera década del VIH ¿cuál pondrías y cómo fueron esos 10 años?

El inicio del siglo, lo titularía “una década de concienciación de las mujeres con el VIH sobre sus derechos, principalmente los derechos sexuales y reproductivos”. Fue interesante ver cómo hasta entonces, se comenzaron a implicar los grupos feministas en la lucha de las mujeres con el VIH, no habían visto la dimensión de género que tenía la pandemia hasta que salió una eclosión de factores que pusieron en alerta al mundo feminista. Recordemos que en esa década de la que hablamos, ya el número de mujeres viviendo con el VIH era casi el 50% de la población mundial.

Entonces, gracias a la participación activa de las mujeres con VIH, se comenzaron a abordar temas del ámbito socioeconómico y cultural. Se identificó que la vulneración de nuestros derechos nos hacía más vulnerables no solo a la infección sino al acceso a los tratamientos y a la atención socio-sanitaria.

En el 2002, con la XIV Conferencia Internacional del Sida en Barcelona, se crearon sinergias internacionales y además hubo impulso a la incidencia política por parte de agrupaciones comunitarias como la REDVIH para dar voz a las mujeres. Además, hay ejemplos de proyectos importantes que fueron iniciativas de organizaciones como Creación Positiva en Cataluña, Adhara en Andalucía o Itxarrobide en el País Vasco que marcaron un antes y un después en la atención a las mujeres y en la defensa activa de nuestros derechos. Fue una época de avances en los derechos de las mujeres, mucha participación y respeto a nuestra voz.

También he de decirlo, considero que mucha gente se subió al carro del activismo de las mujeres con el VIH, es verdad que esta década estuvo marcada por una alta participación de las mujeres, sin embargo, a partir del 2008, junto a la crisis económica en España, la respuesta al VIH comenzó no solo a ser liderada por el colectivo gay sino también monopolizada.

Y en la última década, en tu opinión ¿hay avances en la atención y participación de las mujeres con VIH en la respuesta comunitaria al VIH?

Yo creo que sí hay pequeños avances, pero muy sutiles; además, puntuales, que se dan dentro de las pocas organizaciones que se dedican al trabajo con mujeres con VIH, como por ejemplo en Creación Positiva. Ahora bien, de manera general considero que existe un estancamiento en los derechos.

El VIH ha vuelto a pasar a ser del ámbito privado, tengo la teoría de que, con la aparición de los tratamientos de alta eficacia, desde el ámbito sanitario y político se considera que el problema del VIH está resuelto, pero no es así, porque a nivel social la discriminación prevalece. A parte de que no hay organizaciones que estén explorando a nivel estatal aspectos vitales del VIH y su efecto en las mujeres.

Desde mi punto de vista, actualmente, cuando hay proyectos dirigidos a mujeres se les extrae solo información, se les utiliza como fuentes informativas, pero no como agentes activas del cambio social.

A mí me preocupa que las mujeres con reciente diagnóstico estén solas y no tengan grupos de apoyo porque se considera que el VIH es ahora solo una enfermedad crónica más. Aún hay muchos retos por delante como el envejecimiento, la discriminación o el autoestigma que deberían abordarse desde una perspectiva de género y no se está haciendo realmente.

Rescato de “El Salón”, de los inicios de la participación de las mujeres en la epidemia, que las mujeres estábamos en el centro y ahora ya no es así. Nuestra voz ya no se escucha, ahora se vive aislada.

En resumen ¿cómo consideras que ha sido la implicación de las mujeres en el VIH en estas cuatro décadas y qué balance le das?

Personalmente a mí, el VIH me ha permitido ver la vida tal cómo es, ha sido una lente de aumento. Por otra parte, a nivel general creo que la lucha de las mujeres benefició a todo el mundo. Considero que los 15 años fructíferos en que las mujeres realmente estuvieron ahí, trajo a la luz muchas reivindicaciones como por ejemplo en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos y no solo de las mujeres que viven con la infección, sino de todas y todos. El balance de nuestra participación es muy positivo y espero que no deje de escucharse la experiencia y los aportes de las mujeres en el VIH en los años que vienen.
[/av_textblock]

[av_hr class=’invisible’ height=’40’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=” custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=” icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’ av_uid=’av-k2ap3yn8′ id=” custom_class=” admin_preview_bg=”]

[av_section min_height=” min_height_pc=’25’ min_height_px=’500px’ padding=’default’ custom_margin=’0px’ custom_margin_sync=’true’ color=’main_color’ background=’bg_color’ custom_bg=’#b53736′ background_gradient_color1=” background_gradient_color2=” background_gradient_direction=’vertical’ src=” attachment=” attachment_size=” attach=’scroll’ position=’top left’ repeat=’no-repeat’ video=” video_ratio=’16:9′ overlay_opacity=’0.5′ overlay_color=” overlay_pattern=” overlay_custom_pattern=” shadow=’no-border-styling’ bottom_border=’no-border-styling’ bottom_border_diagonal_color=’#333333′ bottom_border_diagonal_direction=” bottom_border_style=” custom_arrow_bg=” id=” custom_class=” aria_label=” av_element_hidden_in_editor=’0′ av_uid=’av-k1r7sjkz’]
[av_textblock size=’16’ av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” font_color=’custom’ color=’#ffffff’ id=” custom_class=” av_uid=’av-21igzp’ admin_preview_bg=”]
Para más información y gestión de entrevistas:

Comunicación. comunicacion@trabajandoenpositivo.org  Teléfono. (+34) 638 901 418
[/av_textblock]
[/av_section]

[av_textblock size=” font_color=” color=” av-medium-font-size=” av-small-font-size=” av-mini-font-size=” av_uid=’av-21igzp’ id=” custom_class=” admin_preview_bg=”]

Sobre Trabajando en Positivo       
Es una red de 20 entidades que trabajan en la respuesta nacional al VIH en España.

Compagina el apoyo a las personas con VIH a la hora de defender sus derechos laborales y de ampliar sus competencias profesionales y personales necesarias para el acceso al empleo, con la sensibilización y concienciación de los agentes implicados en el ámbito laboral. Además, apoya a empresas para mejorar su compromiso social en las áreas de derechos humanos, gestión de la diversidad, igualdad de oportunidades y no discriminación, así como en el área de acción social.
[/av_textblock]

[av_hr class=’invisible’ height=’30’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=” custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=” icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’ av_uid=’av-k2ap3yn8′ id=” custom_class=” admin_preview_bg=”]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=’minimal’ buttons=” av_uid=’av-1v24sl’ id=” custom_class=” admin_preview_bg=”]